Blog de Etología

La Coprofagia

Si hay algo que nos da mucho reparo a la mayoría de las personas que convivimos con perros, es la costumbre de algunos de comer heces de otros perros. Es una pregunta frecuente en consultas de comportamiento, ya que es un hábito que queremos eliminar. 

En un estudio de Hart et al. (2018) plantean una hipótesis en la cual proponen que es un comportamiento adaptativo heredado de los lobos ancestrales. 

Parece ser que con este comportamiento los lobos eliminarían las heces de su zona de descanso dentro de las primeras 48 horas tras su deposición ya que las larvas de parásitos presentes en las heces con el paso de los días se vuelven más numerosas e infectantes. Es decir, como mecanismo de limpieza de su zona. Se observó que los perros ingerían heces de otros perros cuando no habían pasado más de dos días tras la eliminación.

Pues esto no es todo, ya que realizaron una valoración de once productos comerciales para tal fin y varios enfoques diferentes de modificación de conducta y la tasa de éxito fue cercana a cero.

En resumen, según esta hipótesis es una conducta heredada y por consiguiente, extremadamente difícil de corregir.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/vms3.92

Candamin 2019 A Coruña - All Rights Reserved 

Mobirise site builder - Click now